#NarcoFiles: Plátanos y cocaína, la antigua alianza entre el clan del Golfo y la ‘Ndrangheta

IrpiMedia / Vorágine

“Y si es necesario, hablo con un amigo mío y lo celebraremos si habla demasiado”. El mensaje es del 5 de enero de 2021 y pasa por un chat cifrado. Procede de Brasil, del que en su momento fue uno de los fugitivos más buscados del mundo, Rocco Morabito. El canal de comunicación, que los participantes creen seguro, está dedicado a la organización de una gran importación de cocaína desde el puerto de Turbo (Colombia). Millones de euros en juego tanto como inversión inicial como como beneficios prometidos. Es mejor no bromear con estas cifras y con estos temas.

Puerto de Turbo / OCCRP

Especialmente cuando las amenazas provienen de alguien como Rocco Morabito, uno de los principales narcotraficantes de la ‘Ndrangheta. Un nombre de peso: corredor altamente calificado, con alianzas históricas con las organizaciones narco más poderosas de América Latina, desde el Primeiro Comando da Capital (PCC) en Brasil hasta el Clan del Golfo en Colombia, pasando por el cartel de Sinaloa en México. Tiene contactos con traficantes de drogas y armas en Medio Oriente, así como entradas en todos los puertos de Europa. Pero, sobre todo, trabaja para uno de los clanes ‘Ndrangheta más poderosos de todos los tiempos, los Morabito alias Tiradrittu de Africo, la columna vertebral del distrito jónico de la ‘Ndrangheta. En definitiva, verse amenazado por alias ‘Tamunga’, apodo que proviene de su pasión por un viejo todoterreno alemán, el Dkw Munga, no es algo que deba tomarse a la ligera. La ‘Ndrangheta, sin embargo, utiliza la violencia sólo cuando es estrictamente necesario, y la mayoría de las veces el nombre es suficiente para resolver desacuerdos. De Belo Horizonte a Antioquia, basta el eco de los Morabitos.

Es un eco que proviene de una alianza formada hace más de treinta años, quizás el primer “supercartel” en la historia del crimen organizado. Así lo testificó Salvatore Gómez Mancuso, conocido como El Mono, jefe de las ahora disueltas Autodefensas Unidas de Colombia, uno de los mayores grupos paramilitares del país, en un interrogatorio celebrado en 2019 en Atlanta (Estados Unidos) también en la presencia de la Dirección Distrital Antimafia de Reggio Calabria. Tras la caída de los históricos cárteles de Medellín y Cali, las AUC se habían convertido en los mayores productores de cocaína del mundo. Entre finales de los noventa y principios del nuevo milenio mantuvieron relaciones con los brokers más hábiles de la ‘Ndrangheta como Santo Scipione (basado en Medellín hasta su reciente muerte en 2019), Roberto Pannunzi y Natale Scali.

Detalle de uno de los puertos / OCCRP

Mancuso afirma que a principios del milenio los ‘Ndrine del distrito jónico, es decir los de Platì, San Luca y Africo, junto con los mancusos de Limbadi, quisieron crear una alianza especial entre ellos y los paramilitares de las AUC. Natale Scali es enviado como embajador: los calabreses piden tener exclusividad para el mercado europeo de toda la coca producida por las AUC. El acuerdo no se concretó porque los paramilitares preferían tener “manos libres para elegir a los compradores”, pero la ‘Ndrangheta seguiría siendo tratada con especial consideración.

Es gracias a este pacto que Rocco Morabito, que permaneció prófugo en América Latina desde 1994 hasta 2017, y luego desde su fuga de prisión en 2019 hasta su arresto definitivo en mayo de 2021, exportó cocaína colombiana durante treinta años, trabajando ambos desde Colombia y Brasil. Después de lograr escapar de la cárcel de Montevideo, inmediatamente volvió a trabajar, permaneciendo escondido en Brasil. En ese período, según revela la reciente investigación de Eureka, habría contado con la colaboración de un familiar literalmente al otro lado del mundo, en Costa de Marfil. Se trata de Bartolo Bruzzaniti, que había hecho de Abiyán su hogar, también detenido recientemente. 

Zona controlada por Banacol / OCCRP

Varias líneas convergieron en la investigación Eureka llevada a cabo por la Dirección Distrital Antimafia (DDA) de Reggio Calabria, por la DDA de Milán y por la DDA de Génova. La combinación de estos hilos ayudó a los periodistas de #NarcoFiles a reconstruir esta historia. IrpiMedia intentó contactar con los abogados tanto de Bruzzaniti como de Morabito, pero sin recibir respuesta.

Bartolo, Tamunga, paramilitares y serbios

Como reconstruyeron los Carabinieri de Locri, en marzo de 2020 Bartolo Bruzzaniti fue invitado por Rocco Morabito a participar en la organización de cargamentos de cocaína escondidos en plátanos por Turbo. Sobre la mesa, Bruzzaniti debe traer sus contactos al puerto de Gioia Tauro, ‘Tamunga’ los del Clan del Golfo. Sin embargo, para Morabito no es fácil ir personalmente a Colombia, al fin y al cabo es uno de los hombres más buscados del mundo. Por lo tanto, confía en un grupo serbio de confianza, que puede garantizarle financieramente en Medellín. El grupo está dirigido por Srdan Durasovic, un fiel colaborador de Morabito que mantiene para él contactos con proveedores colombianos. Pero Durasovic es mucho más que un intermediario: según los investigadores, fue un verdadero socio y base para la fuga de ‘Tamunga’, tanto escondiéndolo en su restaurante italiano de Montevideo como recibiendo fondos para su fugitivo de familiares calabreses, entre ellos el propio Bruzzaniti.

Mapa de Colombia / OCCRP

El contacto dentro del Clan del Golfo aportado por Durasovic es, en cambio, un tal Peke Negro. «Representa a los paramilitares, trabaja para ellos, controla los puertos», escribe Durasovic a los asociados calabreses, y añade: «Tienen la fábrica, están a cargo de Turbo». Peke Negro habla directamente con los calabreses, en el chat. Les cuenta que tiene una “finca” (finca para el cultivo de coca) y una “refinería”, y envía fotos de plantas de coca y el proceso de refinación de la pulpa básica. Peke Negro también interviene en la logística, sugiere importar utilizando la pantalla de un envío legal entre dos empresas bajo su control: “de empresa a empresa”, lo define, y respecto a la europea, es “mejor si compra ya en Colombia, banano”, los orgánicos crudos son excelentes.

El Golfo de Urabá / OCCRP

Sin embargo, las conversaciones, todas cifradas en el sistema SkyEcc , se interrumpen. Por tanto, a los investigadores les resulta imposible rastrear con precisión los envíos importados por la alianza Bruzzaniti-Tamunga, que con toda probabilidad acabaron llegando a Europa con éxito, contribuyendo a fortalecer la alianza y la riqueza de los clanes.

El único rastro que vincula a Turbo con los serbios y el grupo de ‘Tamunga’ llega un año después, y varios cambios de teléfonos móviles cifrados. Esta vez los narcos calabreses están en contacto con un nuevo grupo de serbios a los que Tamunga llegó gracias a un narcotraficante “jordano” llamado “Don Ciccio” al que el serbio describe como “el detenido en Turquía”. Según el análisis de IrpiMedia, se trataría de Waleed Issa Khamays , detenido en Turquía en 2020. Este último trabajó durante más de 30 años codo a codo con ‘Tamunga’, primero desde Milán y luego desde Brasil, actuando como piedra angular entre la ‘Ndrangheta y la Primer Comando da Capital.

Dos mil kilos de cocaína en plátanos de Banacol

Hoy, como Morabito, también han pillado a Bruzzaniti. Hace apenas 4 meses en Jounieh, Líbano, fue arrestado mientras cenaba en un restaurante de lujo. Las investigaciones Tre Croci del Grupo Guardia di Finanza de Gioia Tauro y Eureka desvelan su perfil de narcotraficante incansable, que gestiona innumerables comunicaciones al mismo tiempo: con los estibadores de Gioia Tauro, con los proveedores y con su hermano en Costa de Marfil. Escribe en cuatro idiomas, italiano, español, francés e inglés. Y a menudo también trabaja de noche: “Hago de la noche un día”, dice, para asegurarse de que las cargas estén bien organizadas en el otro lado del mundo, en Colombia. Proviene de Africo, en Locride, pero trata con todo el mundo y también se alía con el poderoso intermediario de la Camorra Raffaele Imperiale (activo en Holanda en ese momento). No hay fronteras, ni geográficas ni culturales. Y este saber hacer le permite entrar en contacto con el equipo más fuerte de trabajadores portuarios corruptos de Gioia Tauro, que también cuenta entre sus filas con un funcionario de aduanas.

Gioia Tauro / GdF

Así lo descubrió la primera investigación sobre los equipos de trabajadores portuarios corruptos, Tre Croci, que, gracias a los chats de SkyEcc, reconstruyeron la trastienda de los grandes cargamentos de cocaína de la ‘Ndrangheta que entraban en Gioia Tauro desde América Latina. Entre ellos, el más significativo es un envío del grupo Bruzzaniti-Imperiale. El contenedor, incautado el 18 de marzo de 2021, contenía plátanos de la empresa Banacol y 2.226 kilos de cocaína pura. El consorcio #NarcoFiles pudo confirmarlo comparando y cruzando la información de la filtración con la información contenida en las medidas cautelares del Tribunal de Reggio Calabria.

Banacol es el cuarto exportador de banano colombiano, con sede en Medellín, en la región de Urabá, donde se cultiva la mayor parte del banano del país. Es una empresa enorme, con una escala enteramente privada en el puerto fluvial de Zungo y Antioquia, cerca de Turbo. Tiene también una estructura societaria especialmente compleja y en constante evolución, pero siempre caracterizada por el total secreto respecto de los accionistas de la empresa. Lo cierto es que directivos de Banacol han tenido relaciones comprobadas con paramilitares de las AUC en el pasado, y que algunos contenedores con plátanos enviados por la empresa en los últimos 14 años fueron incautados porque estaban llenos de cocaína.

Empleados del puerto italiano a sueldo / GdF

«Los desembarcaderos fluviales de Zungo y Nueva Colonia forman parte del puerto de Turbo, y son administrados íntegramente por Banacol y otra empresa bananera. En los embarcaderos hay almacenes con cajas de plátanos listos para ser cargados, y justo detrás de los embarcaderos, las plantaciones. Y son puertos fáciles de usar para quienes ya se han infiltrado en la cadena de suministro del cultivo del banano. Desde allí los contenedores son llevados en barcazas a altamar y allí son izados a los portacontenedores que esperan en el puerto”, explica a IrpiMedia una fuente policial que investiga desde hace años el tráfico de drogas en Urabá . «En Medellín, donde está la sede de Banacol, ni siquiera existe una verdadera oficina de logística».

Logística complicada

Bruzzaniti es quien mueve los hilos de las importaciones de Colombia. Estamos al comienzo de la aventura, y Bruzzaniti tiene noticias, ha encontrado el contacto colombiano adecuado para enviar grandes cargas mediante el método de empresa a empresa, considerado más seguro que el “rip off” (es decir, el gancho ciego, bolsas escondidas en el contenedor entre la mercancía lícita sin conocimiento aparente d ninguna de las empresas). Le informa a Imperiale que ha agregado una nueva persona al equipo, que organizará los envíos desde Colombia. «Compa también tenemos este vivo de Turbo pero tengo que entender bien ahora. El que metimos en el equipo estaba desequilibrado pero parece seguro de lo que dice” y es que tiene la conexión correcta y la cocaína habría sido cargada en el “almacén Cabana del grupo Dole”.

En una imagen que uno de los estibadores corruptos envió a sus cómplices, se pueden ver claramente las instrucciones que llegaron (vía Bruzzaniti) al “almacén que carga por nosotros”, es decir, al almacén conforme que les habría permitido ocultar la droga en la carga. Por la imagen entendemos por el código EAN que se trata de banano Banacol, el cual tiene el código 14071 (la inicial 40 significa Colombia).

Alijo por gancho ciego / GdF

En ese momento, el equipo de porteadores de Calabria recibió una fotografía que mostraba cómo se esconderían los bloques de cocaína entre los plátanos y cómo colocarlo todo en los contenedores. Los estibadores, por su parte, enviaron esquemas sobre cómo colocar las cajas dentro del contenedor, para que Gioia Tauro pudiera pasar sin problemas.

Los chats cifrados entre los trabajadores portuarios y Bruzzaniti realmente te permitirán sumergirte en el mundo de los narcotraficantes internacionales. Los estibadores envían al intermediario un ejemplo de contenedores de plátanos que llegaron a Gioia Tauro y que nunca son controlados (ni siquiera con controles sanitarios), todos con precintos de Banacol. Según las instrucciones del funcionario de aduanas, se necesitarían contenedores idénticos para enviar las dos toneladas de Bruzzaniti.

El 23 de diciembre de 2020, Bruzzaniti presiona para irse y pregunta a los estibadores de Gioia Tauro si están listos: «Compa, por favor, avíseme si continuamos con otros trabajos que ya están listos para mañana». Bruzzaniti quiere dividir los 2.000 kilos en dos contenedores para transportarlos al mismo tiempo, pero el funcionario de aduanas de Gioia Tauro lo desaconseja. O sólo uno, o dos en dos momentos diferentes. Bruzzaniti, sin embargo, explica que su organización tiene permiso para enviar la cocaína desde el puerto de Turbo sólo en esa semana específica, por lo que no pudieron dividir el envío en dos momentos diferentes. Según los investigadores, este elemento sugiere que la organización de Bruzzaniti disponía de «una especie de “pase” de los carteles que controlaban el puerto de Turbo, útil para utilizar esa zona durante toda la semana», como si el Clan del Golfo proporcionara ventanas de tiempo específicas para cada cliente o miembro.

Apertura de un contenedor / GdF

Mientras tanto, en Gioia Tauro, los trabajadores portuarios están preocupados por los numerosos embargos que se están produciendo en su puerto. Según ellos, “son demasiadas las personas que envían aquí [a Gioia Tauro]”. La aglomeración de carga en esta ruta también es un problema para los propios traficantes. Bruzzaniti afirma que “también hemos intentado frenar a los más pequeños pero es un río desbordado”. Coinciden con los porteadores de Gioia Tauro en que “los albaneses son kamikazes” porque utilizan el modo “timo” y por tanto las cargas corren mayor riesgo, mientras que el modo utilizado por Bruzzaniti en Turbo habría sido seguro.

Al comentar las incautaciones realizadas, Bruzzaniti explica que en el puerto de Turbo las únicas personas fiables son las que venden a partir de dos mil kilos. «Compare con buena gente, 500/1000 no se parte de ahí, hay que hablar de dos mil para arriba». Mientras los demás “se venden entre ellos”, éstos, según Bruzzaniti, “controlan” el puerto de Turbo, que, también para él, evidentemente “es nuestra casa […] son ​​amigos desde hace 25 años”.

El envío, probablemente debido a preocupaciones sobre incautaciones, se pospone nuevamente. Dos meses después, en febrero de 2021, el problema de control aparece en cambio del lado colombiano. Bruzzaniti e Imperiale acaban de recibir un mensaje de su contacto en Turbo y deben evaluar cómo proceder. La policía está controlando el 80% de los contenedores y se han producido incautaciones. Además, dice el contacto, «hay otros dos grupos que han pedido utilizar la misma empresa», pero «los amigos» han dicho que no porque prefieren trabajar con Bruzzaniti y Morabito.

Finalmente, el 23 de febrero de 2021, el contacto colombiano le avisa a Turbo que están listos, y que ahora solo falta traer el dinero desde Medellín para pagarle a quien organizó la carga.

Gran alijo en Calabria / GdF

Luego, el colombiano le pregunta a Imperiale si quieren trabajar en Róterdam, donde tienen excelentes ingresos. «Tenemos un excelente sistema de empresa a empresa», afirma, «tenemos fruta Dole en los barcos de Dole. Tenemos muy buen control: podemos enviar plataformas a donde queramos y ellos sólo controlan el 5 por ciento de las plataformas”. Sin embargo, el sistema está reservado a los grandes compradores: “El mínimo son 4 toneladas”, explica.

Dos días después Mario comunica que “el trabajo está hecho”, es decir, que el contenedor ha sido “contaminado” (es decir, la cocaína ha quedado escondida entre los plátanos), y que el barco está listo para zarpar.

La carga, que viaja en el contenedor SZLU9126219, un contenedor frigorífico de 40 pies, sale de Turbo para llegar a Gioia Tauro con destino a una empresa de frutas exóticas en Catania. Luego habrá que recuperar la cocaína de los corruptos trabajadores portuarios de Gioia Tauro.

Sin embargo, mientras el contenedor viajaba, el 8 de marzo de 2021, los narcos se enteraron de que SkyEcc -el sistema telefónico encriptado que utilizaban hasta ese momento- había sido hackeado por la policía. Los traficantes desaparecen inmediatamente. Una vez llegado a puerto, el contenedor no se toca. “Se puede, por tanto, suponer que los asociados optaron deliberadamente por suspender la actividad, evitar la implicación del funcionario de aduanas infiel y, de hecho, abandonar el contenedor tan pronto como aterrizó a su destino”, escribe el juez de instrucción del Tribunal. Solicitud de medidas cautelares.

Banacol, desde 2009

Además, según los listados de incautaciones que #NarcoFiles pudo consultar, desde al menos 2009 las autoridades colombianas han realizado incautaciones de cocaína escondida en cargamentos que parten de los muelles de Banacol. En un reciente exhorto internacional presentado por la Fiscalía colombiana a las autoridades italianas leemos que «a través de las exportaciones que realiza CI Banacol sas, a través de cargamentos de frutas, desde aproximadamente el año 2014, la sustancia estupefaciente “cocaína” ha sido transportada a diversos países europeos países, entre ellos Italia”. Del análisis de los documentos adjuntos se desprende que dos contenedores de plátanos enviados desde Banacol a Dole Europa fueron incautados en el puerto de Gioia Tauro en noviembre de 2019, con una semana de diferencia, ambos cargados con polvo blanco. Según la carta rogatoria, las drogas estaban destinadas a la ‘Ndrangheta.

No hay evidencia de que Banacol tuviera conocimiento de la cocaína escondida entre sus cargamentos de plátanos. Sin embargo, no hay duda de que los muelles de la empresa en Turbo son uno de los puertos de embarque más atacados por los traficantes colombianos. En 2020, el conductor de un camión fue detenido con casi 300 kilos de cocaína escondidos en cajas de plátano «en el muelle de la Terminal Portuaria No. 2 de Urabá (controlada por la empresa exportadora de banano “Banacol”, leemos en una información de la policía judicial colombiana. Ese mismo año, una fuente policial informó que había sido “abordado por fuerzas de seguridad pública y personal externo de al puerto de Urabá Banacol para colaborar con el grupo criminal que intenta traer estupefacientes en contenedores, contaminando el cargamento de banano legal que sale hacia puertos europeos”.

Los intentos de infiltrar envíos legítimos no ocurren sólo en los muelles. En 2019, durante una inspección a un contenedor en un barco fondeado en el puerto de Bahía Colombia, la Guardia Costera abrió un contenedor ya cerrado por el sello de la empresa propietaria de la mercancía, Banacol. En el interior, junto a las cajas de plátanos, hay tres bloques de cocaína y un precinto de seguridad exactamente idéntico y con el mismo número que el que acaba de abrir para entrar al contenedor. Una señal de que después de cargar los plátanos y sellar el contenedor por parte de Banacol, alguien, en posesión de un sello falso, entró, cargó la cocaína y luego cerró el contenedor.

«Los plátanos son esenciales para el envío de cocaína porque bajo el escáner aduanero se mezcla muy bien con cajas de la fruta. Por este motivo, los traficantes no suelen utilizar otros bienes, como la madera, donde la cocaína es más fácil de detectar”, explica a IrpiMedia una fuente experta en puertos.

Otros corredores de la ‘Ndrangheta ciertamente también han utilizado Banacol a lo largo de los años . En febrero de 2011, el famoso narcotraficante de San Luca Bruno Pizzata organizó un envío de plátanos y cocaína desde Turbo con los paramilitares del Clan del Golfo. El contenedor había sido enviado desde Banacol, hizo escala en Santa Marta y continuó hasta Amberes. Unos años más tarde, en 2016, los Aquino de Maasmechelen recibieron cargamentos de cocaína en plátanos Banacol en el puerto de Amberes. Una práctica, la de utilizar cargamentos de plátanos de Urabá, que los Aquino continuaron al menos hasta enero de 2022, aunque no fue posible reconstruir con certeza qué empresas bananeras están vinculadas a los cargamentos posteriores a 2016. Los Aquino son una familia de narcotraficantes de origen calabrés afincados en Bélgica, en Maasmechelen, que crearon un imperio del narcotráfico a lo largo de la frontera entre Bélgica y Holanda.

En el marco de una investigación de la fiscalía federal de Limburgo, Lucio Aquino, el segundo de seis hermanos, fue detenido a finales de septiembre de 2020 acusado de haber importado casi siete toneladas de cocaína incautadas en el puerto de Amberes en octubre de 2019. La cárcel no detiene a Aquino, que mantiene contacto desde su celular gracias a un criptófono. Sobre estas siete toneladas no se puede saber más por el momento porque las investigaciones continúan. Pero según las primeras medidas cautelares, Aquino habría estado en contacto directo con los paramilitares del Clan del Golfo. En una charla, hablando de las relaciones que mantiene con los proveedores de cocaína colombianos, Aquino dice «Son colombianos del clan del Golfo, Enrique es el maestro (…) lo conocemos personalmente». En otro chat, uno de los proveedores aclara su filiación: «La familia de mi esposa es del clan del Golfo (…) envían a la costa de Panamá de todos lados (…) Turbo es nuestra casa».

El peso social del tráfico de cocaína del Clan del Golfo a la ‘Ndrangheta

Gracias a las investigaciones de la Fiscalía colombiana y de algunas fiscalías italianas como las de Reggio Calabria, Milán y Génova, se pudo analizar al menos la punta del iceberg del tráfico que une a Colombia, y en particular a la zona de Urabá, para la ‘Ndrangheta. En muchos casos, los traficantes lograron completar la operación de importación-exportación y, por lo tanto, no fue posible tener información precisa sobre el número de contenedores, sobre las empresas utilizadas para cubrir las cargas y sobre todos los actores involucrados. Pero hay un patrón que une una serie de exportaciones organizadas por diferentes grupos, todas ellas tienen tres elementos en común: la alianza que ya dura treinta años entre los paramilitares de Urabá y la ‘Ndrangheta, el uso de tecnología de encriptación, las empresas bananeras de Urabá como medio de transporte promotor.

De los numerosos cargamentos de cocaína escondidos en cargamentos de plátanos procedentes de Urabá y que llegan a Gioia Tauro u otros puertos italianos y europeos, sólo se incauta una parte muy pequeña. Pero el número cada vez mayor de incautaciones da una idea de la magnitud del tráfico. En Gioia Tauro “desde 2020 se han producido alrededor de 150 incautaciones y de enero de 2021 a septiembre de 2023 se incautaron más de 38 toneladas de cocaína”, explicó a IrpiMedia el fiscal jefe de la Dirección Distrital Antimafia de Reggio Calabria, Giovanni Bombardieri .

Pero es una gota en el océano. Son muchos los cargamentos de cocaína que todavía consiguen pasar y que acaban en manos de los ‘Ndrine calabreses que distribuyen el estupefaciente por toda Europa. Miles de kilos de cocaína, que corresponden a millones de euros ganados cada mes, miles de millones cada año. Haciendo un cálculo rápido, sólo los 2.226 kilos de cocaína traficados por Bruzzaniti con el contenedor enviado por Banacol habrían aportado 66 millones de euros a la ‘Ndrangheta, frente a una inversión de unos seis millones. Enormes ganancias que pasan desapercibidas: una parte regresa a América Latina para pagar otras cargas, mientras que una parte ingresa al sistema económico europeo, a través del lavado de capitales en las finanzas, el sector inmobiliario, el emprendimiento y la corrupción de las instituciones. Las consecuencias sociales son muy graves, aunque difíciles de esbozar, tanto en Europa como en Colombia.

Las bananas y la cocaína / OCCRP
Este artículo es parte de ‘NarcoFiles: el nuevo orden criminal’, una investigación periodística transnacional sobre el crimen organizado global, que explora cómo innova y cómo se extiende por el mundo. El proyecto, liderado por OCCRP con el apoyo del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP), se inició con una filtración de correos electrónicos de la Fiscalía General de La Nación de Colombia que fue compartida con medios de todo el mundo. Los periodistas examinaron y corroboraron el material junto a cientos de documentos, bases de datos y entrevistas. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *